> Univers madur: Cantar per cantar

16 de setembre de 2013

Cantar per cantar


Victor Jara, juntament amb altres cantants i grups sudamericans, va acompanyar una part important de la meva adolescència i algunes de les seves cançons tenen irremediablement associada una foto en un racó de la meva memòria.
Avui es compleixen 40 anys de la mort oficial de Victor Jara (algunes fonts apunten que el dia 15 ja era mort) i em feia il·lusió dedicar-li un recorregut per aquests racons.

Recordo Amanda amb l'enyorança d'aquests 5 minuts en que la vida es fa eterna.  La pregària té olor de foc de camp a les colònies de Lourdes de la Nou, i mentre el petit negre dormia esperant la mare, el meu germà ho feia bressolat pel ritme de l'arada.
En aquells temps vaig deixar que Maria obrís la finestra per veure jugar el nen Luchín i l'ànima se'm va omplir de banderes i de creus de llum per reclamar el dret a viure en pau.  Vaig anar a Cochabamba i el vaig acompanyar per l'ample camí vers un nou destí, però no vaig tornar a La Molina.  Les preguntes per Puerto Montt van quedar sense resposta, perquè alguns temes no acaben sent mai "ni chicha ni limoná".
I a vegades, encara ara, mentre vaig a la feina, penso en ell.

Va declarar en el  seu manifest que no cantava per cantar i que el cant valent sempre és cançó nova.  Aquest posicionament li va llevar la vida a l'estadi de Xile que ara porta el seu nom.
Deixo aquí el seu darrer poema.


Somos cinco mil aquí.
En esta pequeña parte de la ciudad.
Somos cinco mil.
¿Cuántos somos en total
en las ciudades y en todo el país?
Somos aquí diez mil manos
que siembran y hacen andar las fábricas.
¡Cuánta humanidad
con hambre, frío, pánico, dolor,
presión moral, terror y locura!

Seis de los nuestros se perdieron
en el espacio de las estrellas.
Un muerto, un golpeado como jamás creí
se podría golpear a un ser humano.
Los otros cuatro quisieron quitarse todos los temores,
uno saltando al vacío,
otro golpeándose la cabeza contra el muro,
pero todos con la mirada fija de la muerte.
¡Qué espanto causa el rostro del fascismo!
Llevan a cabo sus planes con precisión artera sin importarles nada.
La sangre para ellos son medallas.
La matanza es acto de heroísmo.
¿Es éste el mundo que creaste, Dios mío?
¿Para esto tus siete días de asombro y trabajo?
En estas cuatro murallas sólo existe un número que no progresa.
Que lentamente querrá la muerte.

Pero de pronto me golpea la consciencia
y veo esta marea sin latido
y veo el pulso de las máquinas
y los militares mostrando su rostro de matrona lleno de dulzura.
¿Y Méjico, Cuba, y el mundo?
¡Qué griten esta ignominia!
Somos diez mil manos que no producen.
¿Cuántos somos en toda la patria?
La sangre del Compañero Presidente
golpea más fuerte que bombas y metrallas.
Así golpeará nuestro puño nuevamente.

Canto, que mal me sales
cuando tengo que cantar espanto.
De verme entre tantos y tantos momentos del infinito
en que el silencio y el grito son las metas de este canto.
Lo que nunca vi, lo que he sentido y lo que siento
hará brotar el momento...



Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada